Analizamos Mini Metro, el premiado simulador de transporte público para iPhone

Portada
Si hay algo que determina un juego, eso son las limitaciones. Las reglas, los recursos y las normas. Un juego es un conjunto de todos ellos y ahí está una de sus dos claves a la hora de entretener. La otra es cómo lo hace. Unificar ambas en un mismo juego es extremadamente difícil pero asegura tener altas probabilidades de éxito. Mini Metro aúna ambas de una manera casi perfecta. Y con este juego para iOS, uno se entretiene sin darse cuenta del paso del tiempo. 

Mini Metro: cuando menos es más

Un mapa de color crudo. Tres figuras geométricas. Líneas de colores para conectarlas entre sí que transportan a los pasajeros entre las distintas estaciones. Una música de ajetreo diario que recuerda a las películas mudas de comienzo de siglo y efectos de sonido que acompañan a ese movimiento. Eso es lo que nos encontramos nada más lanzar Mini Metro en nuestro iPhone o iPad. De forma inmediata, el jugador sabe que está ante una app que se sale de lo común.

Lo divertido viene en cuanto empiezas a conectar las estaciones con líneas de metro. El objetivo del juego es conseguir que diminutas figuritas idénticas a las que representan las estaciones, lleguen a la estación que se corresponde con su forma. Triángulos, círculos, cuadrados, estrellas, pentágonos, rombos, diamantes. Todos ellos aparecen en una estación aleatoria y deben llegar a su destino para desaparecer. Son los pasajeros.
Img 2335

Como en todo simulador, lo divertido es cuando te ves superado por los acontecimientos y debes actuar con rapidez

En el juego van pasando las horas y los pasajeros se suben y bajan de los vagones. Si demasiados de ellos se acumulan en una misma estación, se inicia una cuenta atrás seguida de un sonido de tick-tack del reloj. Cuando se acaba el tiempo, termina la partida: recibirás un recuento de días que tu red de metro ha estado operativa así como el número de pasajeros que has transportado en todo este tiempo.

Suena fácil y al principio lo es. Gestionar una red de metro con seis o siete estaciones y tres líneas es muy sencillo. Pero conforme pasan los días, aparecen más estaciones de la nada que hay que conectar. De lo contrario, los pasajeros que acuden a ellas se quedan atrapados y comienzan la famosa cuenta atrás. Hay que darles salida. No pasa demasiadas semanas en el juego hasta que ves líneas desbordadas que demandan más capacidad, más locomotoras o más vagones.

Porque en un vagón o locomotora solo caben seis figuras. Y el transporte pasará de largo de una estación triangular si está lleno de círculos, provocando que en ella se vayan acumulando pasajeros hasta que venga otro vagón. Mini Metro no tiene gráficos 3D impresionantes, efectos especiales o innumerables elementos en pantalla. Es el ejemplo perfecto de que a veces menos es más.

Estrategias y mejoras que nos gustaría ver en el futuro

Img 2326
En Mini Metro comienzas cada partida con tres líneas y tres estaciones que conectar. Cada semana, recibes una locomotora adicional además de otro tipo de “activo”: vagones extra, túneles para poder pasar debajo del río, estaciones más grandes y líneas adicionales. En función del mapa que te toca, deberás gestionar lo que tienes para asegurar el funcionamiento de tu red. Estos son algunos trucos que he aprendido:

  • Utiliza las velocidades del juego para cada situación. Pausa, normal y acelerada.
  • Cuando te expandas llegará un punto en el que la red será ineficiente. Aprieta pausa para reorganizar tus líneas desde cero.
  • Puedes replegar una línea desde su extremo en forma de T. Mantenlo apretado y retrocede para retirarla.
  • Guárdate una estación grande para imprevistos. Si una estación abarrotada no tiene un tren cerca, despliégala ahí para ganar tiempo.
  • Img 2337

  • Puedes cambiar los vagones y trenes de línea arrastrándolos.
  • Hay un tope de cuatro locomotoras por línea.
  • Una línea corta y directa puede salvarte de embotellamientos persistentes.

Lo cierto es que uno se lo pasa en grande con Mini Metro. Sus desarrolladores han ganado varios premios, entre ellos a “Lo mejor de la App Store en 2016”. Aunque es muy entretenido, echo en falta más modos de juego (existe uno infinito). Estaría genial un modo por objetivos o una especie de campaña en la que vas ganando capacidades, líneas más anchas, trenes más grandes, velocidades, etc.

Pero en su estado actual, Mini Metro es un juego que realmente merece la pena lo que cuesta. Son 4,99 euros, pero a cambio recibiremos un juego completo y sin restricciones. Horas de entretenimiento aseguradas.

En iTunes | Mini Metro para iOS, 4,99 euros.

En Applesfera | Conduct THIS!, un simulador de trenes simple pero que es todo un desafío.

También te recomendamos


Star Command, conviértete en el capitán de tu propia nave y salva la galaxia


La mano impresa en 3D en España que cambia una vida en África


Conduct THIS!, un simulador de trenes simple pero que es todo un desafío: App de la Semana


La noticia

Analizamos Mini Metro, el premiado simulador de transporte público para iPhone

fue publicada originalmente en

Applesfera

por
Eduardo Archanco

.